youtube

Creep feeding: la técnica que permite aumentar la producción de carne por hectárea

Infocampo trae la siguiente información para que todos los productores ganaderos que busquen maximizar la eficiencia productiva de su establecimiento, lo puedan lograr. A continuación, una de las herramientas más elegidas ganadería.

Creep feeding: la técnica que permite aumentar la producción de carne por hectárea

Los establecimientos ganaderos están en constante búsqueda de herramientas para lograr mejorar sus índices productivos y reproductivos. A partir de un buen manejo, se pueden obtener grandes resultados siempre y cuando las condiciones climáticas acompañen.

En esta oportunidad, Infocampo trae a conocer esta técnica que consiste básicamente en la suplementación del ternero cuando esta al pie de la madre

CREEP-FEEDING
Esta técnica busca compensar el desbalance que se produce entre la producción decreciente de leche de las vacas y el aumento de los requerimientos nutricionales de sus crías, a partir de la suplementación del ternero cuando se encuentra al pie de la madre.

Entonces, ¿Qué es lo que se gana con esta práctica? El Dr. Ramón Gorosito, asegura que permite alcanzar un mejor estado y abrochar la preñez de las hembras, lograr una mayor carga animal, una mejor adaptación de los terneros a la ración (si se busca hacer un destete precoz) y hasta un mayor peso al destete.

Estos resultados estan muy relacionados con la habilidad materna de las vacas (capacidad lechera), el potencial de aumento diario de peso de los terneros y, particularmente, con la calidad y disponibilidad de forraje para la hembra y su cría.

LOS REQUERIMIENTOS PARA REALIZAR ESTA TÉCNICA
El especialista indicó que en el caso de las razas para carne, la mayoría de las vacas produce suficiente cantidad de leche los primeros 90 a 100 días de lactancia para cubrir los requerimientos de crecimiento de sus terneros.

A partir de allí, el volumen producido disminuye y sólo cubre la mitad de los requerimientos que demandan los terneros, justo cuando sus necesidades comienzan a aumentar.

Sumado a esto, por lo general esto coincide con una oferta cada vez más pobre en cantidad y calidad de las pasturas. Por lo tanto el creep-feeding busca, entre otras cosas, compensar estos desniveles.

BENEFICIOS
Son muchas las ventajas de adoptar esta herramienta, entre ellas el Dr. Gorosito remarca las siguientes:

■ Mayor peso del ternero al destete, generalmente entre 20 y 35 kg más.

■ Permite cubrir el déficit de uno o más nutrientes ocasionado por la merma de producción de leche de la madre, la baja producción de las pasturas, y otros factores

■ Se logra un rodeo de destete más parejo, ya que el suplemento compensa las diferencias individuales de producción de leche.

■ Disminuye el estrés del ternero al destete y facilita su adaptación en caso de ingresar a un feedlot

■ Permite expresar el potencial genético máximo de crecimiento de los terneros al aportar los nutrientes necesarios para tal fin.

■ Mejora el valor de venta del ternero al destete, ya que es más pesado.

■ Facilita el destete precoz (cuando se separa de la madre a sus 2 a 5 meses de vida).

■ Permite anticipar el servicio en vaquillonas.

■ Mejora la eficiencia reproductiva del rodeo ya que el ternero reduce el número de mamadas diarias y la competencia por pasto de calidad con su madre.

■ Eleva la producción de carne por hectárea mediante el incremento de la carga animal sin afectar negativamente la fertilidad de las vacas y el ritmo de aumento de peso de los terneros.

■ Las vacas llegan a mayor peso al destete (10-25 kg), lo que resulta interesante para el caso de la vaca descarte o del rodeo que entra a un invierno comprometido (especialmente importante cuando se trata de hembras de primer y segundo parto).

¿CÓMO ARRANCO A HACERLO?
Si bien no requiere demasiada ciencia, es importante estar capacitado e informado al respecto para realizar un buen manejo y en caso de no ser así, acudir a un profesional que lo asesore.

Aseguran que una alternativa para suplementar es utilizar tolvas jaulas de simple o doble entrada a la que sólo deberán tener acceso los terneros. La tarea debería comenzar a los 30-45 días, de manera que el ternero vaya acostumbrándose a la ración y el consumo máximo lo alcanzará cuando la curva de lactancia de su madre haya empezado a caer.

Durante la primera semana, la oferta no debería superar los 100-150 gramos/ ternero/día. Luego tendrán que contar con ración a discreción, y se debe evitar en todos los casos discontinuidad en la oferta o cambios bruscos en el tipo de balanceado.

Por último, remarcar que los consumos variarán según diversos factores, entre ellos la calidad y cantidad de pasto y leche disponibles para los terneros. Con respecto al tipo de ración, ésta deberá asegurar la calidad o valor biológico de las fuentes de proteína usadas, la presencia de carbohidratos de alto aprovechamiento y vitaminas (A, D3, E, K y todas las del grupo B), aminoácidos protegidos y minerales en cantidad acordes con los requerimientos de la categoría en juego.

Además, apuntaron a que la ración tendrá que presentar alta palatabilidad para acelerar el consumo y evitar discontinuidad del mismo por lo que el uso de saborizantes y secuestrantes de micotoxinas deberá considerarse. El empleo de levaduras, ionóforos y antibióticos también formará parte de estas raciones de creep-feeding.

Fuente: Infocampo

Compartir en las redes